Enviado por Manuel D'Alessandro el 16/12/2016 - 12:47

Esta pregunta es la que desvela a muchas personas que cuentan con un pequeño capital y desean saber qué hacer con él para que este no se desvalorice. La inflación, las diversas fluctuaciones de las monedas locales y los cambios políticos hacen que todo dinero que no sea invertido, corra el riesgo de ir perdiendo, paulatinamente, su valor. En qué invertir mi dinero es una pregunta que todos nos hacemos y muchas veces la respuesta se nos vuelve complicada ya que desconocemos las múltiples opciones que disponemos, a través de distintos instrumentos financieros.

Depósitos, una salida sencilla

Las entidades financieras, en especial los bancos, toman nuestro dinero por un período determinado de tiempos, comprometiéndose a devolverlo con un interés determinado, que puede ser pactado de antemano o bien con el tipo de interés vigente al momento del retiro. Son operaciones sencillas, que no requieren de importantes inversiones de capital. Normalmente estas opciones están destinadas a los pequeños ahorristas.

Entre las principales ventajas con las que cuentan los depósitos, es que el capital inicial no estará en riego. De allí nace, también, su principal desventaja. El interés ofrecido generalmente no permite, al inversionista, obtener cifras mayores a la desvalorización producto de la inflación. Son operaciones poco atractivas para el largo plazo.

Una parte importante de los beneficios de las entidades bancarias está en esta operatoria. Toman fondos a una determinada tasa de interés y ofrecen créditos a una tasa superior, siendo la diferencia entre ambas tasas, su ganancia.

Bolsa de valores

Cada vez más personas se inclinan a tomar los riegos de invertir en los mercados bursátiles. De hecho son los instrumentos financieros que más dinero mueven en el mundo. La compra y venta de acciones de determinadas empresas puede ofrecer excelentes niveles de rentabilidad a quienes han decidido optar por las acciones como forma de invertir su dinero.

Invertir en acciones requiere de ciertos conocimientos para poder minimizar los riesgos de pérdidas. Si bien, a la hora de realizar las inversiones vamos a hacerlo a través de un brocker o agente de bolsa – que son los autorizados a operar en los mercados de valores -, es necesario que sepamos que nuestro dinero va a ser bien invertido.

Los agentes de bolsa toman sus propias decisiones, pero también siguen las directivas de sus clientes, por eso es importante conocer profundamente en qué invertir mi dinero. Los agentes de bolsa perciben una comisión por el manejo del dinero de sus clientes en los mercados bursátiles y, algunos de ellos, establecen un piso mínimo para invertir con la intención de no operar para clientes de poco volumen. Pero existen otros agentes sin tantas restricciones.

Con nuestro Curso de bolsa desde cero, podrás comprender aún mejor las posibilidades que ofrecen estos instrumentos financieros.

Fondos de inversión

También conocidos como fondos mutuos, son instrumentos financieros que han adquirido mucha importancia en los últimos años. El fondo mutuo es una suerte de institución colectiva de inversión. Reúne el dinero de distintos inversionistas para financiar inversiones en distintos instrumentos financieros.

Se pueden constituir fondos de inversión para proyectos determinados, por ejemplo, inmobiliarios. También pueden tener diversificada su cartera de inversiones y apostar a serie de instrumentos de distintos tipos: acciones, títulos públicos o privados.

Los fondos de inversión cuentan con una entidad administradora que, generalmente, suele ser un banco o entidad financiera. Los informes a los inversionistas son periódicos y en este tipo de inversiones los riesgos están bastante minimizados.

Títulos públicos y privados

Los títulos públicos o bonos constituyen certificados de deuda que son emitidos por los Estados. Estos certificados pueden ser a largo o a corto plazo y devengan un interés con un tipo de tasa previamente establecida. Se comercializan en el Mercado de Capitales y en algunos casos de amortizan periódicamente, es decir que se cancela parte del capital.

Las entidades privadas pueden, también, emitir Bonos. Con mecánicas similares. Por otra parte, los bonos pueden ser comercializados en el mercado y su valor – el de mercado – puede sufrir fluctuaciones que tendrán que ver con las fortalezas o debilidades que manifieste el emisor con respecto a la capacidad de cancelación que dispongan.

Cuando algunos Estados se encuentran con alguna dificultad para el rescate de los bonos emitidos, suelen emitir un nuevo certificado que reemplace a los que se encuentran próximos a vencer y para seducir a los tenedores de bonos, suelen ofrecer mejoras en la tasa de interés ofrecida.

Como podemos ver, existen numerosas alternativas a la hora de elegir en qué invertir mi dinero. Sólo hemos mencionado algunas, pero las opciones son múltiples y algunas de ellas ofrecen riesgos mínimos. Una regla no escrita pero que siempre debemos tener presente es que las opciones con mejores rendimientos siempre están asociadas a un nivel de riesgo mayor.

A través de nuestras páginas, iremos analizando más en detalle cada una de las alternativas para invertir nuestro dinero y las diversas herramientas que disponemos para que nuestra elección sea la más adecuada.