Enviado por Manuel D'Alessandro el 27/12/2016 - 19:41

Continuando con nuestra recorrida por los distintos índices que miden el comportamiento de los mercados bursátiles del todo el mundo, le toca el turno en esta oportunidad al conocido S&P 500, también denominado Standard & Poor’s 500. Este índice mide el comportamiento de mercado de valores de Estado Unidos de América, la llamada Bolsa de Nueva York. Para muchos analistas, el S&P 500 es el más representativo de los índices de este mercado, inclusive el Dow Jones Industrial Average – simplemente conocido como índice Dow Jones – y el Nasdaq, que mide el comportamiento de las acciones de empresas tecnológicas.

Standard & Poor’s

Ante de conocer más en profundidad este índice, vamos a adentrarnos en la empresa que desarrolla el S&P 500. La firma Standard & Poor’s Financial Services LLC es una empresa internacional de servicios financieros, entre los que se encuentran desarrollo de índices bursátiles en distintas partes del mundo, calificación de riegos crediticio. En este rubro es una de las más importantes del mundo junto a Moody’s Investors.

En 1860, por iniciativa de Henry Varnum Poor se comienza a publicar un anuario con información detallada de los ferrocarriles de los Estados Unidos. En 1868, junto su hijo decide fundar H.V. y H.W. Poor Co. que comenzó con información detallada sobre el comportamiento de las empresas ferroviarias.

En 1906 se funda una empresa dedicada a brindar información financiera, sobre todo vinculada a los servicios ferroviarios. Standard Statstics Bureau, y en 1941 ambas firmas se van a fusionar para dar nacimiento a Standard & Poor’s Corp. Esta compañía será, definitivamente, adquirida en 1966 por The McGraw Hill.

Esta es una breve reseña histórica de la empresa que dio origen al índice S&P 500. El nombre de la firma estará presente de manera controversial en los principales acontecimientos económicos que marcaron al sistema financiero mundial, sobre todo a partir de la crisis de las hipotecas subprime.

El índice S&P 500

El Standard & Poor’s 500 fue presentado por primera vez en 1923. En aquella oportunidad el índice desarrollado por la empresa, media a 233 compañías que cotizaban en el mercado de valores de New York.

El índice, tal cual lo conocemos en la actualidad, comenzó a calcularse en 1957. Una de las principales ventajas que los analistas le asignan es la diversidad de sectores que representa. Pero, básicamente, el S&P 500 está compuesto por 400 empresas industriales, 20 de transporte, 40 de servicios financieros y 40 de servicios públicos.

Criterios de selección para ingresar al S&P 500

La integración o salida del listado de 500 compañías que son medidas por S&P 500, está a cargo de un comité denominado S&P Index Committee – Comité del Índice S&P – que se encarga de evaluar periódicamente con criterios bastante diferentes al del resto de los índices en vigencia, el comportamiento de las empresas.

Lo más destacado es el método de ponderación de este índice que se basa en la capitalización de mercado de cada una de las empresas que lo integran. Esto lo convierte en un índice más sensible al comportamiento de los mercados. Por eso es seguido por muchos analistas y lo consideran el más fiel reflejo del comportamiento bursátil.

Para el ingreso al S&P 500, el comité evaluador toma en consideración una serie de factores: en primer lugar, S&P no mide pequeñas o medianas empresas. Las mismas deben tener una capitalización bursátil superior a los 4000 millones de dólares. Las compañías deben ofrecer sus acciones de manera pública en el New York Stocks Exchange o en el NASDAQ. El volumen mensual de acciones negociadas no puede ser inferior a 250 mil.

También se valora la representatividad de la compañía en el sector al cual pertenece.

Durante la burbuja de las empresas puntocom, el S&P 500 llegó a alcanzar los 1552,87 puntos, pero luego de la caída de esta burbuja financiera, el índice perdió casi la mitad de su puntaje.

Standard & Poor’s y la crisis de las hipotecas

La consideración que los analistas tienen sobre el índice S&P 500, debido a su simple y sensible método de ponderación, aparece como contradictorio con el elevado nivel de críticas que su empresa desarrolladora ha recibido por su comportamiento durante la crisis de las hipotecas subprime.

Lo cierto es que previo al estallido de la burbuja inmobiliaria, en el año 2007, la firma Standard & Poor’s en su rol de calificadora de riesgo, había dado una alta calificación crediticia a las entidades bancarias, entre ellas Lehman Brothers. Luego del estallido de la crisis, el máximo responsable de la firma, al ser citado por el Congreso de los Estados Unidos, sostuvo que el derrumbe financiero los había “sorprendido a todos”. Lo cual contrastaba con lo señalado por diversos economistas, entre ellos Nouriel Roubini, que venía advirtiendo sobre las nefastas consecuencias que tendría el derrumbe financiero a partir de las hipotecas subprime.

Pese a esto, el índice S&P 500 sigue siendo uno de los más importante para el seguimiento del desenvolvimiento del mercado de valores norteamericano.